Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Tepezcohuite


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.
Tepezcohuite

Nombre Científico:

Mimosa tenuiflora, syn. Mimosa hostilis

Familia Botánica:

Fabaceae

Otros Nombres Comunes:

Tepescohuite, Cabrera, Carbón Colorado, Carbonal, Jurema, Jurema Preta, Black Jurema, Vinho de Jurema, Calumbi, Yurema (Quattrocchi, 2012; Wieresma and León, 2013; Ratsch, 2005; Mors et al., 2000).

¿Donde se encuentra?

Este arbusto espinoso grande o árbol de porte mediano es nativo de Sudamérica (principalmente Brasil), pero también crece en varios países de América Latina (Wieresma and León, 2013; Mabberley, 2008; Mors et al., 2002). En México, esta especie se encuentra en los estados de Oaxaca y Chiapas, entre otros (Camargo-Ricalde, 2000; Argueta, 1994; Martínez, 1994).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Principalmente la corteza de la raíz y del tronco, aunque las hojas también son ocasionalmente utilizadas (de Fatima et al., 2007; Ratsch, 2005; Camargo-Ricalde, 2000).

¿Cómo se usa?

En México y otros países de Latinoamérica, la corteza del tronco y la raíz se seca, se pulveriza y se aplica tópicamente contra quemaduras y heridas de la piel (Adame and Adame, 2000; Camargo-Ricalde, 2000). La corteza pulverizada también se toma en cápsulas para tratar las úlceras estomacales.

¿Para qué se usa?

Contra la bronquitis y la tos, se hierve un manojo de hojas en un litro de agua (decocción) para hacer un té o jarabe que se toma hasta que los síntomas desaparezcan (Cruz et al., 2016; Mors et al., 2002). Las hojas y la corteza del tronco se hierven en agua y después se aplican externamente como lavados contra úlceras de la piel así como para tratar infecciones vaginales (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; de Fatima et al., 2007). En algunos casos, la corteza pulverizada se mezcla con el gel de zábila para mejorar su efectividad, especialmente para el tratamiento de quemaduras de la piel de primer grado (Adame and Adame, 2000).

Estudios llevados a cabo en México han demostrado que la corteza del árbol posee actividad antimicrobiana contra una amplia gama de bacterias, además de propiedades cicatrizantes (Rivera-Arce et al., 2007; Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Argueta, 1994; Camargo-Ricalde et al., 1994, 2000). Sin embargo, un extracto obtenido de esta planta solo mostró efectos antimicóticos débiles contra varias especies patógenas de hongos, incluyendo Alternaria alternata y Botrytis cinerea (LaTorre et al., 2014).

En diversos mercados de México se venden cápsulas que presuntamente contienen la corteza pulverizada del tronco, para el tratamiento de úlceras estomacales. Sin embargo, no se conoce ningún estudio científico que compruebe su efectividad o seguridad.

Un estudio completo de la planta hecho por Cruz et al. (2016) evaluó los efectos antinociceptivos (contra el dolor) y antiinflamatorios de un extracto alcohólico de M. tenuiflora sobre ratones de laboratorio. Los resultados demostraron que los extractos obtenidos de la corteza del árbol poseen actividades antinociceptivas y antiinflamatorias importantes.

La corteza seca de la raíz del árbol contiene un compuesto alucinógeno conocido como DMT (Dimetiltriptamina) en cantidades que varían del 1 al 1.7% (Ratsch, 2005). En el noroeste de Brasil, la corteza de las raíces se usa para hacer una bebida embriagante y psicoactiva que se toma como parte de una ceremonia tradicional conocida como yurema (Quattrocchi, 2012; Mabberley, 2008; Ratsch, 2005; Johnson, 1999).

El propóleo es un producto hecho por las abejas a partir de sustancias botánicas que se utiliza para sellar los enjambres, pero que también posee aplicaciones importantes en la medicina humana. Las características de los propóleos varían según el tipo de planta visitada por las abejas para colectar su néctar, además de otros productos. Un estudio brasileño del propóleo obtenido de M. tenuiflora encontró que éste posee propiedades antioxidantes importantes (Ferreira et al., 2017).

Seguridad / Precauciones

  • No se ha establecido la seguridad del uso externo o interno de productos hechos a base de esta planta durante el embarazo y la lactancia.
  • Las semillas de la planta pueden causar anormalidades fetales en los animales de granja gestantes que las consumen (Medeiros et al., 2008; Pimentel et al., 2007).
  • La planta verde fresca, cuando es consumida por cabras gestantes, causa mortalidad embrionaria (Dantas et al., 2012).
  • Existen diversos productos a la venta en varios mercados y tiendas naturistas que dicen contener la corteza del árbol, pero algunos de éstos pudieran ser de dudosa calidad (Adame and Adame, 2000).

Antes que decida tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de consultar primero con un profesional de la salud. Evite el autodiagnóstico y la automedicación: ¡Sea precavido (a)!

Referencias:

Adame J, Adame H. Plantas Curativas del Noreste Mexicano.
Monterrey, Mexico: Ediciones Castillo; 2000; p. 231.

Argueta A. Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana Vol. 3.
Mexico City: Instituto Nacional Indigenista; 1994; pp. 1327-1328.

Camargo-Ricalde S, Grether R, Martínez-Bernal A. Uso medicinal del “tepescohuite”, Mimosa tenuiflora (Leguminoseae) en Mexico. Contacto. 1994; 5: 29–34.

Camargo-Ricalde SL. [Description, distribution, anatomy, chemical composition and uses of Mimosa tenuiflora (Fabaceae-Mimosoideae) in Mexico].[Article in Spanish].
Rev Biol Trop. 2000;48(4):939-54.

Cruz MP, Andrade CM, Silva KO, de Souza EP, Yatsuda R, Marques LM, David JP, David JM, Napimoga MH, Clemente-Napimoga JT. Antinoceptive and Anti-inflammatory Activities of the Ethanolic Extract, Fractions and Flavones Isolated from Mimosa tenuiflora (Willd.) Poir (Leguminosae). PLoS One. 2016 ;11(3):e0150839. doi: 10.1371/journal.pone.0150839.

Dantas AF, Riet-Correa F, Medeiros RM, Lopes JR, Gardner DR, Panter K, Mota RA. Embryonic death in goats caused by the ingestion of Mimosa tenuiflora.
Toxicon. 2012;59(5):555-7. doi: 10.1016/j.toxicon.2011.11.020.

de Albuquerque U.P. Re-examining hypotheses concerning the use and knowledge of medicinal plants: a study in the Caatinga vegetation of NE Brazil. Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine. ; 2006; 2 (1): 30; doi:10.1186/1746-4269-2-30.

de Fátima Agra M, de Freitas PF, Barbosa-Filho JM (2007). "Synopsis of the plants known as medicinal and poisonous in Northeast of Brazil". Brazilian Journal of Pharmacognosy. 17 (1): 114–40. doi:10.1590/S0102-695X200700010002

Ferreira JM, Fernandes-Silva CC, Salatino A, Negri G, Message D. New propolis type from northeast Brazil: chemical composition, antioxidant activity and botanical origin.
J Sci Food Agric. 2017 Jan 11. doi: 10.1002/jsfa.8210. [Epub ahead of print]

Johnson T. CRC Ethnobotany Desk Reference.
Boca Raton, FL: CRC Press; 1999; p. 532

La Torre A, Caradonia F, Gianferro M, Molinu MG, Battaglia V. Activity Of Natural Products Against Some Phytopathogenic Fungi. Commun Agric Appl Biol Sci. 2014; 79(3):439-49.

Mabberley D. Mabberley’s Plant Book 3rd ed.
London: Cambridge University Press; 2008; pp. 547-548 .

Martínez M. Catálogo de Nombres Vulgares y Científicos de Plantas Mexicanas.
México, D.F.: Fondo de Cultura Económica; 1994; p. 871.

Medeiros RM, de Figueiredo AP, Benício TM, Dantas FP, Riet-Correa F.

"Teratogenicity of Mimosa tenuiflora seeds to pregnant rats".
Toxicon. 51 (2): 2008; 316–9. doi:10.1016/j.toxicon.2007.06.012

Mendoza-Castelán G, Lugo-Pérez R. Plantas Medicinales en los Mercados de México.
Chapingo, Estado de México: Universidad Autónoma Chapingo; 2011; pp. 804-805.

Mors, W., Toledo-Rizzini, C., Alvares-Pereira, N. (2000). Medicinal Plants of Brazil.
Algonac, MI: Reference Publications; p. 238

Pimentel LA, Correa FR, Gardner D, et al. "Mimosa tenuiflora as a cause of malformations in ruminants in the northeastern Brazilian semiarid rangelands". Vet. Pathol. 44 (6): 2007; 928–31. doi:10.1354/vp.44-6-928.

Quattrocchi, U. World Dictionary of Medicinal and Poisonous Plants (Vol. 4).
Boca Raton, FL: CRC Press; 2012; p. 160.

Ratsch C. Encyclopedia of Psychoactive Plants.
Rochester, VT: Park Street Press; 2005; pp. 362-364.

Rivera-Arce E, Gattuso R, Alvarado E, Zárate E, Aguero J, Feria I, et al. Pharmacognostical studies of the plant drug Mimosae tenuiflorae cortex. J Ethnopharmacol. 2007; 113: 400–408.

Wieresma J H., León B. World Economic Plants, a Standard Reference 2nd ed.
Boca Raton, FL: CRC Press; 2013; p. 449.