Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Tabaco


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.
Tobacco

Familia Botánica:

Solanaceae

Otros Nombres Comunes:

Tobacco, tabaco indio

¿Donde se encuentra?

El tabaco es nativo de Sudamérica. Actualmente es cultivado en varias aéreas tropicales y subtropicales del mundo (Swerdlow, 2000).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Las hojas

¿Cómo se usa?

Las hojas del tabaco se han utilizado por aproximadamente 8,000 años en lo que es ahora el continente Americano. Las hojas secas y marchitas de la planta se han utilizado en rituales chamanísticos desde hace miles de años (Foster and Johnson, 2004; Ott, 1996). Los pueblos Mayas de México y partes of Centro América ritualmente inhalaban el humo de tabaco hace más de 2,000 años (Swerdlow, 2000). Foto: William Rafti / Rafti Institute/Wikipedia Nicotiana rustica Adicionalmente, el tabaco se ha utilizado con fines medicinales. Productos hechos de las hojas se aplicaban externamente como emplastos para el tratamiento de problemas de la piel, incluyendo erupciones, infecciones y abscesos, al igual que para moretones y luxaciones. Las hojas pulverizadas de tabaco se usaban como rapé con fines medicinales y rituales. La práctica tomó auge en Europa en donde se puso de moda, especialmente entre los hombres (Foster and Johnson, 2004; Swerdlow, 2000; Ott, 1996). Sin embargo, desde el año de 1761, John Hill, un botánico británico, sugirió que la inhalación del rapé de tabaco podría estar relacionado con cáncer de la nariz (Swerdlow, 2000). Los tés de las hojas del tabaco se usaban contra varias dolencias, incluyendo: lombrices intestinales, como laxantes, para inducir el vómito (eméticos), como expectorante, contra los desmayos y los mareos, al igual que contra los dolores de cabeza (Foster and Johnson, 2004; Swerdlow, 2000).

¿Para qué se usa?

La planta del tabaco ha ido un componente importante de rituales mágico-religiosos de varios pueblos nativos del continente americano por varios siglos antes del arribo de los europeos (Ott, 1996; Swerdlow, 2000; Foster and Johnson, 2004).
Según los Centros para el Control y Prevención De las Enfermedades de EEUU (Centers for Disease Control o CDC) (2015), el uso del tabaco es una causa importante de enfermedades y de muerte prematura alrededor del mundo. Este Centro calcula que aproximadamente seis millones de personas mueren cada año debido al consumo del tabaco. Dicha cifra incluye más de medio millón de personas (600,000) quienes mueren por los efectos de la exposición al humo del tabaco, aunque ellos(as) mismas no fumen (los llamados “fumadores pasivos”). Datos de los Estados Unidos muestran que aproximadamente 42.1 millones de personas (uno de cada cinco adultos) fuma. Adicionalmente, aproximadamente 480,000 personas mueren prematuramente de enfermedades relacionadas con fumar tabaco o estar expuestas al humo de tabaco como fumadores pasivos.
La principal substancia adictiva contenida en el tabaco es un alcaloide conocida como nicotina. La nicotina es una substancia altamente venenosa que también se usa como insecticida (Stenersen, 2004). Las estimaciones sobre el potencial adictivo de varias substancias nocivas sugieren que el tabaco fumable es la droga más adictiva comúnmente utilizada, incluso un poco más que la heroína y el alcohol. Adicionalmente, se estima que en el Reino Unido (RU), el consumo del tabaco es responsable de hasta un 40% de todas las enfermedades hospitalarias y más de la mitad (60%) de las muertes relacionadas a las drogas ( Nutt et al., 2007). El consumir tabaco mas allá de la edad de 30 años disminuye la expectativa de vida por aproximadamente 10 años (Doll et al., 2004) y es la causa más común de fatalidades relacionadas con las drogas en el RU. Esta situación no solo es una enorme carga financiera para los servicios de atención médica para cualquier nación, sino que también posee efectos dañinos serios para la sociedad.
Ilustración: Public domain / Wikipedia Nicotina – estructura química

En relación a los cigarrillos que se anuncian como hechos de “tabaco orgánico”, parece haber una falsa percepción, por algunas personas, de que éstos son más seguros que los cigarrillos hechos con tabaco común. Por esta razón, Byron et al (2015) llevaron a cabo una encuesta en el sur de Estados Unidos para evaluar las percepciones de adolescentes y adultos relacionadas a los anuncios de las cajetillas de cigarrillos que contuvieran términos descriptivos incluyendo las palabras “natural”, “orgánico” y “libre de aditivos”, así como de anuncios o advertencias relacionadas. Los resultados del estudio demostraron que muchos de los participantes se mostraron escépticos o confundidos sobre los descriptores que incluían las palabras “orgánico”, “natural”, y “libre de aditivos” en los anuncios de las cajetillas. Además, muchos de los participantes del estudio percibieron los anuncios de la marca de cigarrillos “orgánicos” como menos dañinos que los cigarrillos comunes, aunque los anuncios contenían advertencias que claramente mencionaban que los cigarrillos “orgánicos” no eran más seguros que los cigarrillos convencionales. Los autores del estudio concluyeron que los señalamientos precautorios en las cajetillas que tenían la intención de evitar que los consumidores atribuyeran algún beneficio para la salud a los cigarrillos etiquetados como “orgánicos” “libres de aditivos'' o “naturales” pudieran no ser suficientes.

Seguridad / Precauciones

  • Aunque el uso restringido del tabaco ha sido una parte importante de prácticas medicinales y ceremonias religiosas por varios pueblos indígenas desde hace varios siglos, su uso mucho más amplio (especialmente en la cultura occidental) como actividad “recreativa”   está relacionada con riesgos serios para la salud
  •  El tabaco y la nicotina son reconocidas como substancias altamente adictivas que están ligadas al cáncer, al igual que a varias otras enfermedades
  • El fumar tabaco está relacionado con varios problemas serios de la salud, incluyendo  enfisema  y cáncer pulmonar, así como enfermedades cardiovasculares, entre muchas otras dolencias
  • El mascar tabaco está asociado con cánceres de la boca, esófago, garganta, lengua, laringe y faringe
  • El tabaco no debe ser utilizado en ninguna forma durante el embarazo y la lactancia

Antes que decida tomar una planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de primero consultar con un profesional de la salud. Evite el automedicarse y el autiodiagnóstico: ¡Siempre sea precavido (a)!

Referencias:

Byron MJ, Baig SA, Moracco KE, Brewer NT. Adolescents' and adults' perceptions of 'natural', 'organic' and 'additive-free' cigarettes, and the required disclaimers. Tob Control. 2015 Dec 1. pii: tobaccocontrol-2015-052560. doi: 10.1136/tobaccocontrol-2015-052560. [Epub ahead of print]

Centers for Disease Control and Prevention. Tobacco Use. http://www.cdc.gov/WinnableBattles/Tobacco/index.html. Retrieved December 16, 2015.

Doll R, Peto R, Boreham J, Sutherland I. Mortality in relation to smoking: 50 years’ observations on male British doctors. BMJ 2004; 328: 1519–28.

Foster S., Johnson R. Desk Reference to Nature’s Medicine.
Washington, D.C.: National Geographic; 2004; pp. 358-359.

Nutt D, King LA, Saulsbury W, Blakemore C. Development of a rational scale to assess the harm of drugs of potential misuse. Lancet. 2007; 369(9566):1047-53.

Ott J. Pharmacotheon 2nd ed.
Kennewick, WA: Natural Products Press; 1996; pp. 373-376.

Stenersen J. Chemical Pesticides: Mode of Action and Toxicology.
Boca Raton, FL: CRC Press; 2004; pp. 4, 16.

Swerdlow J. Nature’s Medicine, Plants that Heal.
Washington, D.C.: National Geographic; 2000; pp. 118-122, 371.