Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Mango salvaje*


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.

Nombre Científico:

Irvingia gabonensis

Familia Botánica:

Irvingiaceae

Otros Nombres Comunes:

* A pesar del nombre común similar, esta especie no está relacionada con el árbol que produce la fruta de mango bien conocida en el comercio mundial (Mangifera indica-Anacardiaceae).

Abeje, Agbono, Andoc, Andog, Andoo, Biba, Bofalanga, Boborou, Borbor, Dika, Ditoke, Ebi, Iba, Lubigniati, Magongo, Meba, Musosomba, Muiba, Peke, Weke, Wipa (Figuereido and Smith, 2017).

Nombres comunes en inglés:

Bush mango, dika bread tree, dika nut, dika nut tree, rainy season bush mango, sweet bush mango, wild mango.

¿Donde se encuentra?

Este árbol de porte alto es nativo de varios países de África tropical del área centro-occidental, incluyendo el Congo, Gabón, Ghana, Nigeria, Senegal y Camerún. Actualmente se cultiva en diversas regiones tropicales y subtropicales del mundo (Eggeling and Dale, 1951; Irvine, 1961; Keay, 2000; Quattrocchi, 2012; Mabberley, 2017).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Las hojas, corteza del tronco, frutos, semillas y raíz.

¿Cómo se usa?

El fruto es comestible, pero según algunos reportes, no es de sabor agradable (Eggeling and Dale, 1951). El endospermo de la semiila es ingerido como alimento y al igual que un extracto o polvo hecho de la semilla, los cuales se toman principalmente para tratar la Diabetes tipo 2 y la obesidad (Ngondi et al., 2009; Onakpoya et al., 2013; Quattrocchi, 2012). Externamente, la corteza en polvo se frota en el cuerpo para mitigar el dolor, aplicado a las heridas o llagas. La corteza también se puede hervir en agua (decocción) y tomarse como un té contra la diarrea, la fiebre amarilla (acción antiviral), como un colutorio para el tratamiento de dolores de muelas y como antídoto contra venenos. Los compuestos fitoquímicos contenidos en la corteza poseen propiedades antibióticas y analgésicas y son empleados para tratar la piel. Las hojas son comestibles y pueden ser hervidas en agua para hacer un té o tomadas como un extracto para reducir la fiebre (Irvine, 1961; Quattrocchi, 2012; Okolo et al., 1995; Iwu, 2014).

¿Para qué se usa?

Las semillas y frutos son comestibles. La llamada "Nuez Dika", y el endospermo molido se utilizan para hacer "pan", "mantequilla" (similar en consistencia a la mantequilla de cacao) y "Chocolate de Gaboon"(un sustituyente del cacao) (Irvine, 1961; Mabberley, 2017). Algunos estudios mencionan que el endospermo de la semilla y ciertos productos hechos a base de éste, pudieran ser una posible alternativa natural para bajar de peso, así como para el tratamiento de la Diabetes tipo 2. (Ross, 2011; Iwu, 2014). Para tratar infecciones del bazo, las hojas del árbol se combinan con la corteza del tallo de otra planta (Kigelia africana), se hierven juntas y se toman como té (Mann et al., 2003).
Onakpoya et al. (2013) emprendieron una revisión sistemática de la literatura científica para evaluar la evidencia de ensayos controlados aleatorios con I. gabonensis para adelgazar en personas obesas y con sobrepeso. La revisión identificó tres ensayos clínicos, pero todos ellos poseían defectos en el informe de la metodología empleada. Los tres estudios mencionan que los participantes mostraron disminuciones estadísticamente significativas en su peso corporal y circunferencia de la cintura, en comparación con placebo. Los resultados también mostraron efectos positivos de los suplementos de I. gabonensis sobre el perfil de lípidos en la sangre. Algunos participantes se quejaron de dolor de cabeza y dificultades para conciliar el sueño después de tomar la planta. Sin embargo, debido a que hay pocos estudios clinicos controlados de buena calidad, los efectos benéficos del mango africano no pueden determinarse con seguridad
Un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo se llevó a cabo en Camerún por Ngondi et al. (2009), para evlauar los efectos de un extracto comercial de mango africano, conocido como IGOB131, sobre el peso y parámetros metabólicos asociados en 102 participantes humanos con sobrepeso. Estos fueron aleatoriamente asignados a 2 grupos, el primero fungió como grupo de tratamiento recibiendo diariamente 1 cápsula del extracto estandardizado IGOB131 (150,0 mg de extracto por cápsula). El Segundo grupo recibió 1 cápsula de placebo (150 mg maltodextrina), tomadas 30 a 60 minutos antes del almuerzo y cena, durante un período de 10 semanas. El producto mostró efectos favorables sobre el peso corporal, así como en diversos parámetros asociados al síndrome metabólico (niveles de glucosa en sangre, proteína C reactiva, grasa corporal, circunferencia de la cintura, colesterol total del plasma, colesterol LDL, adiponectina y leptina, por ejemplo).
En el este de Nigeria, las hojas son hervidas en agua (decoccion) y tomadas como té para el tratamiento de la infestación de gusanos intestinales en los seres humanos, en las zonas rurales. Un extracto obtenido de las hojas mostró una eficacia moderada contra las larvas infectantes del nemátodo (gusano redondo) Heligmosomoides bakeri. Sin embargo, el mismo experimento con ratones de laboratorio demostró, durante la prueba de toxicidad aguda, que el extracto foliar causó la muerte de roedores en dosis mayores a 500 mg/kg.
Con el fin de evaluar los efectos de dos formulaciones herbales sobre la pérdida de peso en 72 participantes humanos con sobrepeso y obesos (45,8% hombres y 54,2% mujeres) , se llevó a cabo un ensayo clínico al azar, doble ciego y controlado con placebo, de 10 semanas de duracion. Una de las formulaciones empleadas fue sólo con Cissus quadrangularis y la otra fue una combinación de C. quadrangularis e Irvingia gabonensis. Los 24 participantes fueron asignados aleatoriamente a tres grupos (8 participantes cada uno): compuestos por 1). Placebo, 2). Sólo C. quadrangularis y 3). Uma combinación de C. quadrangularis e I. gabonensis, en cápsulas. Las cápsulas que contenían formulaciones herbales o placebo fueron tomadas dos veces al día, antes de cada comida, y no se requirieron cambios significativos en la dieta o ejercicios durante el estudio. El resultado del estudio demostró que el grupo tomando sólo C. quadrangularis mostró reducciones significativas en todas las variables en comparación con el grupo placebo. Sin embargo, más importante aún, la combinación de C. quadrangularis con I. gabonensis demostró reducciones aún mayores en todos estos parametros. Los autores del estudio sugirieron que hay un efecto sinérgico cuando se combinan ambas plantas, lo que podría ser potencialmente útil en el tratamiento de la obesidad y sus comorbilidades relacionadas (Oben et al., 2008).
Investigaciones de laboratorio empleando el análisis cromatográfico para elucidar los compuesto activos de la planta (“su huella digital”) han demostrado que la corteza del árbol de mango africano contiene importantes antioxidantes y fitoquímicos antiinflamatorios que pueden ser de utilidad en el tratamiento de varias enfermedades neurodegenerativas, incluyendo la enfermedad de Alzheimer. El posible mecanismo por el cual los compuestos contenidos en la corteza ejercen actividad de contra la enfermedad de Alzheimer podría explicarse por la inhibición de las actividades de la colinesterasa, además de suprimir la neurodegeneración inducida por el estrés oxidativo a nivel celular (Ojo et al., 2018).
Un estudio evaluó el efecto del I. gabonensis sobre el síndrome metabólico (MetS), sensibilidad a la insulina y la secreción de insulina. Se realizó un estudio clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo con 24 pacientes con MetS. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 2 grupos: doce pacientes recibieron I. gabonensis (150 mg) dos veces al día durante 3 meses de duración del estudio, mientras que otros 12 recibieron un placebo. Los resultados del estudio demostraron que más de la mitad (58%) de los pacientes tratados con I. gabonensis mostró una remisión de MetS y disminuyó significativamente la glucosa, triglicéridos y los niveles de VLDL, entre otros parámetros (Mendez- del Villar et al., 2018).
En cuanto a seguridad, estudios de mutagenicidad han demostrado que un extracto de mango africano (IGOB 131) no mostró actividad genotóxica y al parecer posee un bajo indice de toxicidad (Kothari et al., 2012). Sin embargo, la adulteración o técnicas inadecuadas de procesamiento para determinados productos nutracéuticos disponibles comercialmente en el mercado, pudieran resultar en toxicidad a diversos órganos (Kilinçalp et al., 2014; Stikel, 2015).

Seguridad / Precauciones

  • Se necesita más investigación clínica de buena calidad para determinar adecuadamente si los suplementos de hierbas que contiene mango africano son seguros y eficientes para la pérdida de peso y Diabetes tipo 2
  • La seguridad de los productos elaborados con el mango africano no han sido evaluadas adecuadamente para su ingestión durante el embarazo
  • Evite tomar productos de esta planta durante el embarazo y lactancia
  • Teóricamente, podría ocurrir una interacción cuando se toma esta planta junto con determinados medicamentos para tratar la Diabetes tipo 2; consulte con su médico primero antes de tomar suplementos a base de esta planta
  • La adulteración de algunos productos herbarios, incluyendo ciertos suplementos que supuestamente contienen mango africano, puede ocurrir y podría ser responsable de diferentes tipos de toxicidad hepática y renal (Kilinçalp et al., 2014; Stikel, 2015).

Antes que Ud. decida tomar cualquier hierba medicinal o suplemento herbario, asegúrese de primero consultar con un profesional de la salud. Evite la auto-medicación y al auto-diagnóstico: Siempre esté del lado seguro!

Referencias:

Eggeling WJ, Dale I. Indigenous Trees of the Uganda Protectorate.
Entebbe, Uganda: Government Printer; 1951; pp. 409-411.

Figuereido E, Smith GF. Common Names of Angolan Plants.
Pretoria: Protea Book House: 2017; p. 90.

Irvine FR. Woody Plants of Ghana.
London: Oxford University Press; 1961; pp. 506-57.

Iwu M. Handbook of African Medicinal Plants 2nd ed. Boca Raton: FL.
CRC Press; 2014; pp. 239-242.

Keay RWJ. Trees of Nigeria.
London: Oxford University Press; 2000; p. 332.

Kilinçalp S, Başar O, Coban S, Yüksel I. Irvingia gabonensis (African mango): innocent magic formula? Acta Gastroenterol Belg. 2014; 77(1):75-6.

Kothari SC, Shivarudraiah P, Venkataramaiah SB, Gavara S, Soni MG. Subchronic toxicity and mutagenicity/genotoxicity studies of Irvingia gabonensis extract (IGOB131). Food Chem Toxicol. 2012; 50(5):1468-79. doi: 10.1016/j.fct.2012.02.023.

Mabberley DJ. Mabberley’s Plant Book 4th ed.
London: Cambridge University Press; 2017; p. 470.

Mann A, Gbate M, Umar AN. Medicinal and Economic Plants of Nupeland.
Bida, Niger State: Jube-Evans Books; 2003; p. 136.

Méndez-Del Villar M, González-Ortiz M, Martínez-Abundis E, Pérez-Rubio KG, Cortez-Navarrete M. Effect of Irvingia gabonensis on Metabolic Syndrome, Insulin Sensitivity, and Insulin Secretion. J Med Food. 2018; 21(6):568-574. doi: 10.1089/jmf.2017.0092.

Ngondi JL, Etoundi BC, Nyangono CB, Mbofung CM, Oben JE.IGOB131, a novel seed extract of the West African plant Irvingia gabonensis, significantly reduces body weight and improves metabolic parameters in overweight humans in a randomized double-blind placebo controlled investigation. Lipids Health Dis. 2009; 8:7. doi: 10.1186/1476-511X-8-7.

Oben JE, Ngondi JL, Momo CN, Agbor GA, Sobgui CS.The use of a Cissus quadrangularis/Irvingia gabonensis combination in the management of weight loss: a double-blind placebo-controlled study. Lipids Health Dis. 2008;7:12. doi: 10.1186/1476-511X-7-12.

Ojo OA, Ojo AB, Ajiboye BO, Oyinloye BE, Akinyemi AJ, Okesola MA, Boligon AA, de Campos MMA. Chromatographic fingerprint analysis, antioxidant properties, and inhibition of cholinergic enzymes (acetylcholinesterase and butyrylcholinesterase) of phenolic extracts from Irvingia gabonensis (Aubry-Lecomte ex O'Rorke) Baill bark. J Basic Clin Physiol Pharmacol. 2018;29(2):217-224. doi: 10.1515/jbcpp-2017-0063.

Okolo C, Johnson PB, Abdurahman EM, Abdu-Aguye I, Hussaini IM. Analgesic effect of Irvingia gabonensis stem bark extract. J Ethnopharm. 1995; 45(2):125-129.

Onakpoya I, Davies L, Posadzki P, Ernst E. The efficacy of Irvingia gabonensis supplementation in the management of overweight and obesity: a systematic review of randomized controlled trials. J Diet Suppl. 2013;10(1):29-38. doi: 10.3109/19390211.2012.760508.

Quattrocchi, U. World Dictionary of Medicinal and Poisonous Plants (Vol.3).
Boca Raton, FL: CRC Press; 2012; p.603.

Ross SM. African mango (IGOB131): a proprietary seed extract of Irvingia gabonensis is found to be effective in reducing body weight and improving metabolic parameters in overweight humans. Holist Nurs Pract. 2011;25(4):215-7. doi: 10.1097/HNP.0b013e318222735a.

Sánchez-Monge E. Diccionario de Plantas de Interés Agrícola Vol. 1.
Madrid: Ministerio de Agricultura; 2001; p. 579.

Stickel F. Liver injury from herbal and dietary supplements. [Article in German].
Dtsch Med Wochenschr. 2015; 140(12):908-11. doi: 10.1055/s-0041-102437.