Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Kratom


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.
Kratom

Nombre Científico:

Rubiaceae

Otros Nombres Comunes:

Biak-biak, giam, gra-tom, kadamba. ketum, akuam, kraton, ithang, lugub, thom, mambog, puri (Pantano et al, 2016; Quattrocchi, 2012).

¿Donde se encuentra?

Kratom es un árbol de porte mediano nativo del sureste de Asia (Mabberley, 2008; Ratsch, 2005), aunque existen otras especies relacionadas (M. ciliata, M. stipulosa, y M. inermis, por ejemplo), que se encuentran en el África tropical (Iwu, 2014; Assi and Guinko, 1991).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Las hojas.

¿Cómo se usa?

Las hojas se sumergen en agua caliente para hacer un té (con miel u otros edulcorantes para así reducir su sabor amargo). Éstas también se pueden calentar y machacar para ser aplicadas externamente como emplastos o pulverizadas y tomadas como cápsulas. Las hojas pueden ser fumadas o también mascadas secas o frescas. Algunos suplementos botánicos pueden contener kratom sólo o en combinación con otras plantas (Pantano et al., 2016; Quattrocchi, 2012; Ratsch, 2005).

¿Para qué se usa?

Las hojas contienen varios ingredientes activos (principalmente alcaloides) alucinógenos y pueden causar psicosis, ser estimulantes (euforia) o actuar como sedantes también. Adicionalmente, los compuestos fitoquímicos de la planta pueden tener efectos analgésicos, astringentes, estimulantes y tónicos. La planta se ha usado popularmente como un substituto del opio, pero ha sido prohibida en varios países del mundo debido a la naturaleza potencialmente adictiva de algunos de sus componentes (Anwar, 2016; Pantano, 2016). Kratom contiene substancias químicas que poseen efectos opiáceos (analgésicos o sedantes). Además, esta especie contiene dos compuesto químicos psicoactivos, los cuales poseen efectos tanto estimulantes (mitraginina), como también sedantes o narcóticos (7-hidroximitraginina) (Griffin, 2016; Ratsch, 2011). Estudios llevados a cabo por Váradi et al. (2016), sugieren que los compuestos químicos de kratom y sus análogos pudieran constituir una nueva generación de fármacos contra el dolor. Hasta el descubrimiento de los constituyentes químicos del kratom, se creía que los compuestos opiáceas sólo se encontraban en la amapola (Papaver somniferum-Papaveaceae.

Los productos a base de kratom también se usan en Asia como anestésicos locales al igual que para tratar varios problemas de salud como hipertensión arterial, diabetes, disentería, parásitos gastrointestinales y dolores de estómago. Las hojas también se aplican externamente como emplastos, solas para curar heridas o combinadas con otras plantas medicinales para tratar la esplenomegalia (un agrandamiento anormal del bazo). Los nativos de varios países de Asia consumen las hojas por su efecto estimulante, así como para combatir la fatiga y como un substituto para el opio. Los compuestos químicos de la planta ejercen un efecto parecido a la morfina en dosis altas (Pantano et al., 2016).

El kratom también se ha empleado como tratamiento contra la adicción al opio (Wiart, 2002). Productos elaborados en base a esta planta se usan en la medicina tradicional de Tailandia y Malasia para tratar varios problemas de salud, incluyendo lombrices intestinales, tos, diabetes, hipertensión arterial, dolor musculo-esquelético crónico y gastroenteritis. Las hojas también se usan por su efecto antipirético (para reducir la fiebre), así como por sus efectos anti-inflamatorios y analgésicos. Aunque se ha comprobado que la planta posee aplicaciones medicinales importantes, el uso irresponsable del kratom para fines “recreativos”, solo o en combinación con otras substancias (cafeína, alcohol y ciertos productos farmacéuticos), se ha esparcido a varios países del mundo, incluyendo los Estados Unidos. Reportes provenientes de Tailandia mencionan que la ingestión de una combinación (llamada “coctel”) de kratom, la cual también contiene otras substancias químicas, incluyendo ciertos fármacos, ha causado la muerte a varias personas. Adicionalmente, en Suecia, un producto que presuntamente contenía kratom, además de cafeína y un fármaco analgésico (O-desmetiltramadol), causó la muerte de nueve personas (Pantano et al., 2016). Varios productos a base de kratom que se anuncian por la red de internet presuntamente contienen algunos de sus principales ingredientes activos (Griffin et al., 2016).

Anwar et al. (2016) evaluó las llamadas telefónicas hechas a los centros de control de envenenamientos en los Estados Unidos en un período de cinco años (del 2010 al 2015), en relación al uso del kratom. Los resultados mostraron que hubo un incremento diez veces mayor en el número de llamadas (de 26 en 2010 a 263 en 2015). Aproximadamente el 90.2% (595) de las personas que llamaron dijeron que habían ingerido la planta. Dentro de estas llamadas, algunos reportaron haber usado el kratom combinado con otras substancias (exposiciones múltiples). Las otras substancias comúnmente reportadas incluyeron etanol (alcohol), otras plantas, fármacos benzodiacépinicos, narcóticos y acetaminofén (paracetamol).

Seguridad / Precauciones

  • El uso irresponsable del kratom puede producir efectos adversos y severos contra la salud, especialmente cuando la planta es consumida junto con alcohol y/o drogas o fármacos, con propósitos “recreativos” (Anwar et al., 2016).
  • La Agencia para el Control de Drogas de los Estados Unidos (Drug Enforcement Agency) o DEA (2016) considera al kratom como una planta peligrosa y está considerando su clasificación como un fármaco o droga dentro del llamado “Schedule I” (una substancia peligrosa para la cual no se conoce ningún valor medicinal).De ser así, el uso del kratom quedaría fuera de la ley dentro de los Estado Unidos.

Antes que decida tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de consultar primero con un profesional de la salud. Evite el autodiagnóstico y la automedicación: ¡Sea precavido (a)!

Referencias:

Anwar M, Law R, Schier J. Notes from the Field. Kratom (Mitragyna speciosa) Exposures Reported to Poison Centers — United States, 2010–2015. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016; 65:748–749. DOI: http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6529a4.

Assi LA, Guinko S. Plants used in traditional medicine in West Africa.
Basel, Switzerland: Editiones Roche; 1991; pp. 116-117.

Drug Enforcement Administration (DEA). DEA Announces Intent to Schedule Kratom. https://www.dea.gov/divisions/hq/2016/hq083016.shtml. Retrieved October 11, 2016.
Griffin OH, Daniels JA, Gardner EA. Do You Get What You Paid For? An Examination of Products Advertised as Kratom. J Psychoactive Drugs. 2016, 26:1-6.

Iwu M. Handbook of African Medicinal Plants 2nd ed.
Boca Raton, FL: CRC Press; 2014; pp. 257-258.

Mabberley D J. Mabberley’s Plant Book 3rd ed.
London: Cambridge University Press; 2008; p. 550.

Pantano F, Tittarelli R, Mannocchi G, Zaami S, Ricci S5, Giorgetti R, Terranova D, Busardò FP, Marinelli E. Hepatotoxicity Induced by "the 3Ks": Kava, Kratom and Khat.
Int J Mol Sci. 2016 ;17(4):580. doi: 10.3390/ijms17040580.

Quattrocchi U. World Dictionary of Medicinal and Poisonous Plants (Vol. 4).
Boca Raton, FL: CRC Press; 2012; p. 172.

Ratsch C. Encyclopedia of Psychoactive Plants.
Rochester, VT: Park Street Press; 2005; pp. 366-368.

Váradi A, Marrone GF, Palmer TC, Narayan A, Szabó MR, Le Rouzic V, Grinnell SG, Subrath JJ, Warner E, Kalra S, Hunkele A, Pagirsky J, Eans SO, Medina JM, Xu J, Pan YX, Borics A, Pasternak GW, McLaughlin JP, Majumdar S. Mitragynine/Corynantheidine Pseudoindoxyls As Opioid Analgesics with Mu Agonism and Delta Antagonism, Which Do Not Recruit β-Arrestin-2. J Med Chem. 2016; 59(18):8381-97. doi: 10.1021/acs.jmedchem.6b00748.

Wiart C. Medicinal Plants of Southeast Asia 2nd ed.
Selangor, Malaysia: Prentice Hall; 2002; pp. 285-286.