Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Guázuma


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.

Nombre Científico:

Guazuma ulmifolia

Familia Botánica:

Malvaceae

Otros Nombres Comunes:

Ajillá, Bolaina negra, Bolita, Bois De L’Orme, Bois de hetre, Bwa- Dom, Cabeza de negro, Cabeza de negrito, Caca de mico, Coco, Cerezo, Cuaulote, Caulote, Contamal, Chicharrón, Guácima, Guácimo- blanco, Guácimo cimarrón, Guácimo de caballo, Guácimo de ternero, Huásimo, Majagua de toro, Moena, Mawo baba, Mutamba, Papayillo, Pixoy, Llucho vainilla, Tablote, Tapaculo, Yaco de granadillo, Yaco de venado (Quattrocchi, 2012; Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Longuefosse, 2007; White, 2002; Sánchez-Monge, 2001; Martínez, 1994; White, 2002; Torkelson, 1996; Liogier, 1974).

Nombres comunes en inglés:

Bastard cedar, Gunstock, Hay cedar, Jackocalaloo, Pricklenut (Quattrocchi, 2012; White, 2002).

¿Donde se encuentra?

El árbol es nativo de las regiones tropicales y subtropicales de México y Latinoamérica. También se cultiva en la India (Quattrocchi, 2012; Mabberley, 2008; Johnson, 1999; Martínez, 1994).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Las hojas, corteza del tronco, raíz y fruto (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Adame and Adame, 2000).

¿Cómo se usa?

La corteza del tronco y del fruto puede cocerse en agua (decocción) para hacer un té. La decocción también se puede usar como enjuague bucal o ser aplicada externamente como un lavado contra diversas afecciones de la piel (Languefosse, 2007; Liogier, 1990).

¿Para qué se usa?

Las hojas se usan para hacer té, el cual se dice posee propiedades antidiabéticas y también ayuda a proteger la mucosa del estómago (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011). Las decocciones hechas con el fruto y la corteza del tronco se toman para tratar varias dolencias, incluyendo sífilis, problemas urinarios, diarrea, bronquitis, tos, catarro, malaria (paludismo), fiebre, gastritis, reumatismo y problemas del bazo. El té de las hojas se toma para el tratamiento de la gonorrea, fiebre, problemas hepáticos y renales, al igual que para bajar de peso. La decocción hecha del fruto se toma contra la diarrea, problemas renales y resfriados, mientras que la decocción de la corteza de la raíz se toma contra las hemorroides y la disentería. Las ramas y frutos tiernos producen un mucílago que se usa tanto interna como externamente (Adame and Adame, 2000; Martínez, 1989). Externamente, la decocción de la corteza del tronco se aplica contra la lepra, elefantiasis y ulceraciones e infecciones de la piel (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Mabberley, 2008; Johnson, 1999; Vallejo and Oviedo, 1994).

En el Caribe, el árbol es valorado por sus propiedades medicinales y forrajeras. La decocción de la corteza del tronco tomada como té, posee la reputación de afrodisíaco y también se usa externamente para tratar fracturas. El fruto es astringente, pero comestible tanto para humanos como animales zootécnicos y se puede aplicar externamente como cataplasma para tratar problemas de la piel. El árbol también se usa para tratar enfermedades venéreas (sífilis), igual que para tratar fiebres y la malaria (paludismo). Una decocción de la corteza se usa en Venezuela como emenagogo, para promover la menstruación. Un cataplasma hecho con las hojas y la corteza se aplica externamente para tratar cortadas y heridas. El mucílago (substancia gomosa) de la corteza se aplica externamente contra las quemaduras y también se aplica como enema (lavativa) para tratar las hemorroides (almorranas) y la disentería. La decocción de las hojas se usa para tratar la elefantiasis. El té hecho con las flores se emplea como remedio para la tos y el catarro. Las hojas machacadas en ron y la corteza joven se aplican externamente contra rasguños, cortadas y raspaduras de la piel. Las yemas tiernas de las hojas se cuecen en agua y se toman como té para tratar la tos, resfriados y dolor de garganta. La corteza y las hojas se usan como lavado vaginal. La decocción de la corteza y las hojas se aplica externamente como lavado para tratar la calvicie (Longuefosse, 2007; Liogier, 1990; Nuñez-Melendez, 1982; Pittier, 1971).

Investigaciones etnobotánicas en Latinoamérica hechas con G. ulmifolia han encontrado que esta planta posee compuestos naturales que son activos contra varias especies de bacteria patógenas, de ahí que pudiera ser útil para el tratamiento de varias infecciones gastrointestinales en seres humanos (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Caceres et al., 1990). Los extractos de la corteza del tronco poseen varios ingredientes activos que ejercen importantes acciones antioxidantes, antiinflamatorias, citotóxicas y antibacterianas (Lopes et al., 2012; Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Kaneria et al., 2009).

Los extractos etanólicos obtenidos de las hojas de G. ulmifolia mostraron una inhibición significativa contra los protozoarios parásitos Trypanosoma cruzi, Leishmania brasiliensis y L. infantum. Los autores del estudio sugirieron que la actividad contra la leishmania posiblemente fue debida a la presencia de quercetina, un compuesto natural que posee una actividad reconocida contra la leishmania (Calixto Júnior et al. 2016).

Los efectos antimicrobianos de G. ulmifolia fueron evaluados contra varios patógenos humanos resistentes a varios medicamentos, incluyendo especies de bacterias y hongos. Los resultados del estudio mostraron que los ingredientes activos de la planta ejercieron poderosos efectos antimicrobianos contra las especies infecciosas Candida albicans y Acinetobacter lwoffii. Los autores del estudio concluyeron que esta planta pudiera ser una fuente de agentes antimicrobianos para el tratamiento de infecciones en seres humanos (Jacobo-Salcedo et al., 2011).

Las hojas de G. ulmifolia, en combinación con otras plantas, son utilizadas como forraje en varias partes de la América tropical para la alimentación de rumiantes (Castrejón-Pineda et al., 2016; Vallejo and Oviedo, 1994), y también de conejos (Safwat et al., 2014).

Seguridad / Precauciones

  • No se ha establecido la seguridad del uso externo o interno de productos hechos a base de esta planta durante el embarazo y la lactancia
  • Evite usar esta planta durante el embarazo y la lactancia
  • Productos elaborados de esta planta deben ser tomados sólo con moderación, ya que pueden causar náusea, vómito y diarrea (Vallejo and Oviedo, 1994).

Antes que decida tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de consultar primero con un profesional de la salud. Evite el autodiagnóstico y la automedicación: ¡Sea precavido (a)!

Referencias:

Adame J, Adame H. Plantas Curativas del Noreste Mexicano.
Monterrey, N.L.: Ediciones Castillo; 2000; pp. 109-110.

Argueta A. Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana Vol.2.
Mexico City: Instituto Nacional Indigenista; 1994; pp. 717-718.

Caceres A, Cano O, Samayoa B, Aguilar L. Plants used in Guatemala for the treatment of
gastrointestinal disorders. Screening of 84 plants against enterobacteria.
J Ethnopharmacol. 1990;30(1):55-73.

Calixto Júnior JT, de Morais SM, Gomez CV, Molas CC, Rolon M, Boligon AA, Athayde ML,
de Morais Oliveira CD, Tintino SR, Henrique Douglas MC. Phenolic composition and
antiparasitic activity of plants from the Brazilian Northeast "Cerrado".
Saudi J Biol Sci. 2016; 23(3):434-40. doi: 10.1016/j.sjbs.2015.10.009.

Castrejón-Pineda F, Martínez-Pérez P, Corona L, Cerdán JL, Mendoza GD. Partial substitution
of soybean meal by Gliricidia sepium or Guazuma ulmifolia leaves in the rations of growing
lambs. Trop Anim Health Prod. 2016;48(1):133-7.

Jacobo-Salcedo Mdel R, Alonso-Castro AJ, Salazar-Olivo LA, Carranza-Alvarez C, González-
Espíndola LA, Domínguez F, Maciel-Torres SP, García-Lujan C, González-Martínez Mdel R,
Gómez-Sánchez M, Estrada-Castillón E, Zapata-Bustos R, Medellin-Milán P, García-Carrancá
A. Antimicrobial and cytotoxic effects of Mexican medicinal plants. Nat Prod Commun. 2011
;6(12):1925-8.

Johnson T. CRC Ethnobotany Desk Reference.
Boca Raton, FL: CRC Press; 1999; p. 386.

Kaneria M, Baravalia Y, Vaghasiya Y, Chanda S. Determination of antibacterial and antioxidant
potential of some medicinal plants from saurashtra region, India. Indian J Pharm Sci.
2009;71(4):406-12. doi: 10.4103/0250-474X.57289.

Languefosse JL. Plantes Medicinales Caribeennes.
Paris: Editions Orphie; 2007; pp. 54-55.

Liogier HA. Diccionario Botánico de Nombres Vulgares de la Española.
Santo Domingo: UNPHU; 1974: p. 395.

Liogier, AH. Plantas Medicinales de Puerto Rico y el Caribe.
San Juan, PR: 1990; pp. 249-251.

Lopes GC, Longhini R, Dos Santos PV, Araújo AA, Bruschi ML, de Mello JC. Preliminary
Assessment of the Chemical Stability of Dried Extracts from Guazuma ulmifolia Lam.
(Sterculiaceae). Int J Anal Chem. 2012; 2012:508945. doi: 10.1155/2012/508945.

Mabberley D. Mabberley’s Plant Book 3rd ed.
London: Cambridge University Press; 2008; p. 378.

Martínez M. Las Plantas Medicinales de México.
México, D.F.: Editorial Botas; 1989; pp. 157-158.

Martínez M. Catálogo de Nombres Vulgares y Científicos de Plantas Mexicanas.
México, D.F.: Fondo de Cultura Económica; 1994; p. 1125.

Mendoza-Castelán G, Lugo-Pérez R. Plantas Medicinales en los Mercados de México.
Chapingo, Estado de México: Universidad Autónoma Chapingo; 2011; pp. 428-429.

Nuñez-Meléndez, E. Plantas Medicinales de Puerto Rico.
San Juan, PR: Editorial Universitaria de Puerto Rico; 1982; pp. 190-191.

Pittier H. Manual de Plantas Usuales de Venezuela y Su Suplemento.
Caracas: Fundación Eugenio Mendoza; 1971; p. 240.

Quattrocchi, U. World Dictionary of Medicinal and Poisonous Plants (Vol. 3).
Boca Raton, FL: CRC Press; 2012; pp. 393-394.

Safwat AM, Sarmiento-Franco L, Santos-Ricalde RH, Nieves D. Determination of tropical
forage preferences using two offering methods in rabbits. Asian-Australas J Anim Sci. 2014
;27(4):524-9. doi: 10.5713/ajas.2013.13163.

Sánchez-Monge E. Diccionario de Plantas de Interés Agrícola Vol. 1.
Madrid: Ministerio de Agricultura; 2001; pp. 516-517.

Torkelson A. The Cross Name Index to Medicinal Plants. Vol. 3.
Boca Raton, FL.: CRC Press; 1996; p. 1003-1004.

Vallejo, M.A., and F.J. Oveido. 1994. Características botánicas, usos y distribución de los
principales árboles y arbustos con potencial forrajero de América Central. In: Árboles y arbustos
forrajeros en América Central. Volumen 2. Serie Técnica, Informe Técnico N° 236. Centro
Agronómico Tropical de Investigación y Ensenañza (CATIE). Turrialba, Costa Rica; pp. 676-
677.

White R. Elsevier’s Dictionary of Plant Names of North America Including Mexico.
Amsterdam: Elsevier; 2003; p. 91.