Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Copalchi*


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.
Copalchi

Nombre Científico:

Croton guatemalensis

Familia Botánica:

Rubiaceae

Otros Nombres Comunes:

Árbol amargo, Amargo, Campanilla, Clusia, Copalchí, Copalche, Copalchile, Copalchí de Jojutla, Corteza de jojutla, Falsa quina, Jutitió, Palo de quina, Palo amargo, Palo amargoso, Palo de bolsa, Quina amarilla, Quino, Quino de Michoacán, ta’ kusisha (Quattrocchi, 2012; Wieresma and León, 2012; White, 2002; Gispert-Cruells and Rodríguez-González, 1998; Martínez, 1994; Argueta, 1994; Schoenhals, 1988).
*En México, además de las especies Hintonia latiflora y H. standleyana, diversas especies de plantas medicinales se conocen con los nombres vulgares de “copalchí” o “coplaquín”, pero pueden pertenecer a familias botánicas muy diferentes y también poseer usos y efectos my distintos. Por ejemplo, algunas especies del genero Exostema (ej. E. caribaeum) también se conocen comúnmente con el nombre de “copalchi” y poseen propiedades medicinales similares a las dos especies pertenecientes al género Hintonia arriba mencionadas.
Foto: boldsystems.org / Google images Exostema mexicanum
Sin embargo, otras plantas conocidas con los mismo nombres comunes pueden poseer compuestos químicos y efectos muy diferentes. Por ejemplo, las especies Croton tiglium y C. guatemalensis, son dos plantas también conocidas comúnmente con los nombres de “Copalchi” o “Copalquín”, pero pertenecen a la familia Euphorbiaceae (la familia de la “nochebuena”). Ambas poseen efectos muy distintos, ya que son catárticos (purgantes) drásticos.

¿Donde se encuentra?

Este árbol de porte pequeño o mediano se encuentra desde el norte de México hasta El Salvador (Quattrocchi, 2012; Mabberley, 2008; Johnson, 1999; Argueta, 1994; Martínez, 1994).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

La corteza del tronco y las hojas.

¿Cómo se usa?

En México y partes de Centroamérica, la corteza de dos especies relacionadas entre sí, H. latiflora y H. standleyana, se hierven en agua (decocción), para hacer un té de sabor muy amargo. En el comercio de México y algunos países de Europa, se encuentran también cápsulas conteniendo la corteza pulverizada para el tratamiento de la diabetes tipo 2 (Vanaclocha and Cañigueral, 2003).

¿Para qué se usa?

La corteza del árbol (y a veces las hojas) usualmente se hierven en agua para preparar un té que se toma primordialmente para tratar la malaria o paludismo, para bajar la fiebre y contra la diabetes tipo 2. Sin embargo, la planta también se usa para tratar los siguientes problemas de salud: gastroenteritis, parásitos intestinales, problemas de la vesícula biliar, infecciones venéreas, úlceras estomacales, como diurético, para tratar problemas renales y contra piedras de la vesícula biliar. Externamente, la decocción de la corteza del tronco se usa como lavado corporal para curar la malaria, infecciones y otros problemas de la piel (Quattrocchi, 2012; Argueta, 1994).
Experimentos llevado a cabo en México con ratas de laboratorio han demostrado que los extractos obtenidos de la hojas también pueden poseer propiedades hipoglucemiantes (que disminuyen los niveles del azúcar en la sangre) (Cristians et al., 2009).

Los extractos obtenidos de la corteza de varias plantas mexicanas pertenecientes a los géneros Hintonia y Exostema conocidas como “copalchi”, mostraron efectos hipoglucemiantes al ser aplicados a ratas de laboratorio. Los resultados del estudio demostraron que un extracto obtenido de la corteza del tronco de H. latiflora reguló los niveles plasmáticos del glicógeno hepático e insulina. Los autores del estudio sugirieron que el efecto anti-hiperglicémico (contra los niveles altos de azúcar en la sangre) fue debido en parte a la estimulación de la secreción de insulina y a la regulación del metabolismo del glicógeno hepático (Guerrero-Analco, et al. 2007).
Un estudio clínico hecho por Korecova y Hladikova (2014) evaluó los efectos de un extracto concentrado seco de la corteza de H. latiflora en forma de capsulas sobre 41 pacientes con diabetes tipo 2 dietéticamente estabilizados. Por un lapso de seis meses, los efectos del extracto sobre el control de los parámetros relacionados con los niveles de glucosa en la sangre (glicemia) fueron documentados. Los resultados del estudio demostraron que los valores de glucosa tanto en ayunas como postprandiales (después de comer), al igual que los valores de la HbA1c fueron reducidos significativamente. Para el valor de HbA1c, hubo una reducción en el valor absoluto de 7.49 ± 0.72% a 6.82 ± 0.67%. Adicionalmente, tanto los niveles de colesterol, como de triglicéridos fueron ligeramente reducidos. Hubo una muy buena tolerancia al extracto y no se notaron efectos secundarios.

Un estudio llevado a cabo por Vierling y colaboradores (2014) con animales de laboratorio y con cultivo de células animales, demostraron que un extracto de H. latiflora comúnmente usado para tratar la diabetes mellitus, no sólo fue capaz de disminuir los niveles de glucosa en la sangre, sino también posee un efecto vasodilatador. Por esta razón, el extracto de la planta podría ejercer un efecto positivo sobre la disfunción de los vasos sanguíneos relacionado con la diabetes. Los autores del estudio opinaron que una combinación del efecto hipoglucemiante con el efecto vasodilatador del extracto podría ser benéfica para los pacientes diabéticos, al reducir ciertas complicaciones a largo plazo relacionadas con esta enfermedad, como las angiopatías (problemas con la circulación de la sangre), por ejemplo.
Algunos productos comerciales que contienen extractos obtenidos del tronco de H. latiflora han demostrado disminuir los niveles de glucosa en la sangre de animales de laboratorio (Pinto et al., 1997).

Entre varias plantas medicinales utilizadas en la medicina tradicional mexicana para tratar la diabetes tipo 2, tan sólo 38 han sido analizadas para su actividad inhibidora de las alfa-glucosidasas. La mayoría de los estudios de investigación se han enfocado sobre la evaluación de diferentes tipos de extractos sobre la actividad de las alfa-glucosidasas obtenidas de varias especies medicinales. En relación a lo anterior, H. latiflora and H. standleyana son dos de cuatro especies de plantas medicinales que han sido completamente analizadas para descubrir nuevos compuestos fitoquímcos hipoglucemiantes, inhibidores de la alfa-glucosidasa (Mata et al., 2013).

Seguridad / Precauciones

  • No se ha establecido la seguridad del uso externo o interno de productos hechos a base de esta planta durante el embarazo y la lactancia.
  • Evite usar esta planta durante el embarazo y la lactancia.
  • Si Usted actualmente toma medicamentos contra la diabetes, primero consulte con su proveedor de salud antes de tomar esta planta, para evitar una posible interacción entre la planta y el medicamento.

Antes que decida tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de consultar primero con un profesional de la salud. Evite el autodiagnóstico y la automedicación: ¡Sea precavido (a)!

Referencias:

Argueta A. Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana Vol.1.
Mexico City: Instituto Nacional Indigenista; 1994; pp. 516-517.

Cristians S1, Guerrero-Analco JA, Pérez-Vásquez A, Palacios-Espinosa F, Ciangherotti C, Bye R, Mata R. Hypoglycemic activity of extracts and compounds from the leaves of Hintonia standleyana and H. latiflora: potential alternatives to the use of the stem bark of these species.
J Nat Prod. 2009 ;72(3):408-13. doi: 10.1021/np800642d.

Gispert-Cruells M, Rodríguez-González H. Los Coras: Plantas alimentarias y medicinales en su ambiente natural. Mexico City: CONACULTA; 1998; p. 33.

Korecova M, Hladikova M. Treatment of mild and moderate type-2 diabetes: open prospective trial with Hintonia latiflora extract. Eur J Med Res. 2014;19:16. doi: 10.1186/2047-783X-19-16.

Johnson T. CRC Ethnobotany Desk Reference.
Boca Raton, FL: CRC Press; 1999; p. 410.

Mabberley D. Mabberley’s Plant Book 3rd ed.
London: Cambridge University Press; 2008; pp. 300, 407.

Martínez M. Catálogo de Nombres Vulgares y Científicos de Plantas Mexicanas.
México, D.F.: Fondo de Cultura Económica; 1994; pp. 214-215.

Mata R, Cristians S, Escandón-Rivera S, Juárez-Reyes K, Rivero-Cruz I. Mexican antidiabetic herbs: valuable sources of inhibitors of α-glucosidases. J Nat Prod. 2013;76(3):468-83. doi: 10.1021/np300869g.

Pinto A, Capasso A, Sorrentino L. Experimental animal studies on the hypoglycemic effects of a Copalchi extract. Arzneimittelforschung. 1997;47(7):829-33.

Quattrocchi, U. World Dictionary of Medicinal and Poisonous Plants (Vol. 3).
Boca Raton, FL: CRC Press; 2012; p. 482.

Sánchez-Monge E. Diccionario de Plantas de Interés Agrícola Vol. 1.
Madrid: Ministerio de Agricultura; 2001; p. 333.

Schoenhals L. A Spanish-English Glossary of Mexican Flora and Fauna.
Mexico City: Summer Institute of Linguistics: 1988; pp. 32, 35, 140.

Vanaclocha B, Cañigueral S. Fitoterapia: Vademécum de Prescripción 4ª ed.
Barcelona: Masson; 2003; pp. 199-200.

Vierling C, Baumgartner CM, Bollerhey M, Erhardt WD, Stampfl A, Vierling W. The vasodilating effect of a Hintonia latiflora extract with antidiabetic action.
Phytomedicine. 2014; 21(12):1582-6. doi: 10.1016/j.phymed.2014.07.009.

White R. Elsevier’s Dictionary of Plant Names of North America Including Mexico.
Amsterdam: Elsevier; 2003; pp. 96, 273.

Wieresma J H., León B. World Economic Plants, a Standard Reference 2nd ed.
Boca Raton, FL: CRC Press; 2013; p. 449.