Menu

Presented by: UT El Paso / Austin Cooperative Pharmacy Program & Paso del Norte Health Foundation

Chaparro amargoso


Compilation by Armando Gonzalez Stuart, PhD.

Nombre Científico:

Castela texana

Familia Botánica:

Simaroubaceae

Otros Nombres Comunes:

Chaparro amargo, Chaparro amargoso, Chaparro prieto, Corona de Cristo, Amargosa, Bisbirinda, Bisvirinda, Cuasia, Palo amargoso, Hierba del perro, Quassia (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; White, 2002; Martínez, 1994; González-Ferrara, 1998; Torkelson, 1996; Schoenhals, 1988).

Nombres comunes en inglés:

Allthorn castela, Bitter bark, Crown-of thorns, Crucifixion thorn, Goat bush, Holacantha (Schoenhals, 1988; White, 2002; Dodge and Janish, 1985; Vines, 1960).
*En México, algunos de los nombres comunes pueden referirse también a otras especies del género Castela, tales como C. emoryi, C.retusa, C. polyandra, C. peninsularis, y C. tortuosa, las cuales poseen propiedades medicinales similares.

¿Donde se encuentra?

Este arbusto profusamente espinoso, junto con otras especies relacionadas, se encuentra en las regiones semiáridas y subtropicales de México, pero también crece en algunas regiones del suroeste de los Estados Unidos (Kane, 2009; Bowers and Wignall, 1993; Moore, 1990; Dodge and Janish, 1985; Vines, 1960).

Parte(s) de la planta utilizada(s):

Las ramas, hojas (en caso de estar presentes) y la raíz (Adame and Adame, 2000; González-Ferrara, 1998; Moore, 1990).

¿Cómo se usa?

En México, las ramas se cuecen en agua (decocción) para hacer un té de sabor muy amargo (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; González-Ferrara, 1998). La decocción también puede aplicarse externamente como lavado (Martínez, 1989). Asimismo, trozos de las ramas pueden ponerse a remojar en agua y tomarse como té frío, lo cual pudiera ser una opción más segura (Moore, 1990). Las tinturas hechas con la planta pueden tomarse como gotas, pero también pueden tomarse capsulas conteniendo la planta pulverizada. Ambos productos se encuentran a la venta en el comercio (Adame and Adame, 2000).

¿Para qué se usa?

En la medicina herbaria tradicional de México, el té hecho de este arbusto posee muchas aplicaciones terapéuticas, tales como las siguientes: Anti-protozoario (incluyendo algunas especies de los géneros Entamoeba y Giardia), antiviral, astringente, anti-eccema, para problemas gastrointestinales, para tratar la amibiasis (tanto oral como gastrointestinal), colitis, diarrea, disentería, fiebre, leucemia, como tónico hepático, contra la malaria (paludismo), para promover la digestión, contra el catarro estomacal, para mejorar el apetito y para mejorar la visión (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Kane, 2009; González-Ferrara, 1998; Johnson, 1999; Davidow, 1990; Martínez, 1989; Moore, 1989).
Para tratar problemas de la vesícula biliar, se hace una decocción con la raíz y se toma el té en las mañanas antes del desayuno. Externamente, la decocción de las ramas se aplica como lavado o cataplasma para tratar el eccema y la psoriasis, al igual que contra los raspones de la piel. También, la tintura hecha de las ramas se puede aplicar en forma de gotas sobre la piel para tratar el acné (Adame and Adame, 2000).
Un extracto metanólico obtenido de C. texana mostró actividad contra los epimastigotes cultivados del protozoario parásito Trypanosoma cruzi y pudiera ser una nueva fuente de compuestos bio-activos naturales para el tratamiento de la tripanosomiasis (Molina-Garza et al., 2014).
El chaparro amargoso ha sido utilizado desde hace varios años por la medicina tradicional mexicana para tratar la amibiasis y se ha encontrado que esta planta es activa contra la especie Entomoeba histolytica (Moore, 1989). Un extracto acuoso obtenido de la corteza de C. texana fue evaluado en células procarióticas y eucarióticas, en relación a sus posibles propiedades mutagénicas, genotóxicas y citotóxicas. Los resultados demostraron que el extracto mostró actividad mutagénica cuando fue evaluado empleando la prueba de Ames con las estirpes TA98, TA100 y TA102 de la bacteria Salmonella typhimuriumn. Adicionalmente, el extracto de la planta no fue genotóxico para la síntesis del ADN en células hepáticas cultivadas, aún en las concentraciones más altas que fueron probadas. La capacidad antioxidante efectiva del extracto pudiera explicar su efecto protector contra las lesiones pre-cancerosas en las células hepáticas de ratas de laboratorio. Los autores del estudio mencionaron que se necesitan llevar a cabo más estudios clínicos para poder extender su uso terapéutico en seres humanos (Reyes-Lopez et al., 2005).

Seguridad / Precauciones

  • No se ha establecido la seguridad del uso externo o interno de productos hechos a base de esta planta durante el embarazo y la lactancia.
  • Evite usar esta planta durante el embarazo y la lactancia.
  • Si Usted actualmente toma medicamentos contra las amibas, primero consulte con su proveedor de salud antes de tomar esta planta, para evitar una posible interacción entre la planta y el medicamento.
  • Experimentos con animales de laboratorio han indicado que el consumo prolongado de la planta puede disminuir la cantidad de glóbulos rojos o eritrocitos. También pudiera causar congestión venosa, además de nefritis tubular crónica y hepatitis aguda (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011; Martínez, 1989).
  • Tel té no debe consumirse en forma continua por más de 20 días, ya que los ingredientes activos de la planta pudieran acumularse en el hígado (Mendoza-Castelán and Lugo-Pérez, 2011).
  • Evite ingerir esta planta si Usted actualmente sufre de enfermedades hepáticas o renales.

 Antes que decida tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, asegúrese de consultar primero con un profesional de la salud. Evite el auto-diagnóstico y la automedicación: ¡Sea precavido (a)!

Referencias:

Adame J, Adame H. Plantas Curativas del Noreste Mexicano.
Monterrey, N.L.: Ediciones Castillo; 2000; pp. 50-51.

Bowers E, Wignall B. Shrubs and Trees of the Southwest Deserts.
Tucson, AZ: Western National Parks Association: 1993; p. 29.

Davidow J. Infusions of Healing: A Treasury of Mexican-American Herbal Remedies.
New York; Fireside Books; 1990; p. 96.

Dodge NN, Janish JR. Flowers of the Southwestern Deserts.
Tucson, AZ: Southwest Parks and Museums Association; 1985; p. 12.

González-Ferrara M. Plantas Medicinales del Noreste de México.
Monterrey, N.L.: Vitro-IMSS; 1998; p. 29.

Johnson T. CRC Ethnobotany Desk Reference.
Boca Raton, FL: CRC Press; 1999; p. 174.

Kane CW. Herbal Medicine of the American Southwest.
Tucson, AZ: Lincoln Town Press; 2009; pp. 110, 125, 242.

Mabberley D. Mabberley’s Plant Book 3rd ed.
London: Cambridge University Press; 2008; p. 158 .

Martínez M. Las Plantas Medicinales de México.
México, D.F.: Editorial Botas; 1989; pp. 100-104.

Martínez M. Catálogo de Nombres Vulgares y Científicos de Plantas Mexicanas.
México, D.F.: Fondo de Cultura Económica; 1994; p. 1076.

Mendoza-Castelán G, Lugo-Pérez R. Plantas Medicinales en los Mercados de México.
Chapingo, Estado de México: Universidad Autónoma Chapingo; 2011; pp. 390-391.

Molina-Garza ZJ, Bazaldúa-Rodríguez AF, Quintanilla-Licea R, Galaviz-Silva L. Anti-
Trypanosoma cruzi activity of 10 medicinal plants used in northeast Mexico. Acta Trop. 2014
;136:14-8. doi: 10.1016/j.actatropica.2014.04.006.

Moore M. Medicinal Plants of the Desert and Canyon West.
Albuquerque, NM: Museum of New Mexico Press; 1989; p. 29-32.

Moore M. Los Remedios: Traditional Herbal Remedies of the Southwest.
Santa Fe, NM: Red Crane books; 1990; p. 33.

Reyes-López M, Villa-Treviño S, Arriaga-Alba M, Alemán-Lazarini L, Rodríguez-Mendiola M,
Arias-Castro C, Fattel-Fazenda S, de la Garza M. The amoebicidal aqueous extract from Castela
texana possesses antigenotoxic and antimutagenic properties. Toxicol In Vitro. 2005; 19(1):91-7.

Schoenhals L. A Spanish-English Glossary of Mexican Flora and Fauna.
Mexico City: Summer Institute of Linguistics: 1988; p. 137.

Torkelson A. The Cross Name Index to Medicinal Plants. Vol. 1.
Boca Raton, FL.: CRC Press; 1996; p. 103.

Vines R A. Trees, Shrubs and Woody Vines of the Southwest.
Austin: University of Texas Press; 1960; p. 600-601.

White R. Elsevier’s Dictionary of Plant Names of North America Including Mexico.
Amsterdam: Elsevier; 2003; p. 41.